Una lección de vida con Martin Baron

No comenzó a tiempo, sino uno o dos minutos después de las cinco. Me aprestaba en lo que la conección comenzaba. Un bip, el sonido de Windows. Todo para ponerle cara a una persona a quien no conocía. Internet, la tecnología, me permitió conocer a Martin Baron en puro streaming.

Primero hubo una música de fondo animada. Pasó menos de medio minuto hasta que la cámara que cubriría el evento intervino en suave fundido y nos trasladó a todos al centro.

Unos auxiliares ocupaban el encuadre ahí delante. La música que desaparece de a poco (para pena mía). Una sonrisa a cámara y un “ay, me están grabando”. En lo que desfilaban los ponentes preparo mi material. Se trata de una conferencia retransmitida y de la que mi universidad me ha puesto al corriente. No hay tiempo que perder: punta para el lápiz y papel para escribir. Y esa tarde escribiría mucho (¡y en muy buen inglés!).

Startup Stock Photos
Cómo no aprovechar una ponencia.

Comenzó la presidenta de la Fundación e hija de Rafael del Pino. Elogió el tamaño de Martin Baron. Tanto ella como la moderadora repitieron su currículum de pe a pa. No es de extrañar que el propio Baron, antes de comenzar, comentara jocoso: “no les hablaré más de mí”.

A las breves palabras en español (que más quisieran algunos hablar inglés en esa proporción) le siguió un verdadero torrente informativo. En una palabra, de las primeras que aprendí tras mi llegada a España: fue “bestial”. Aparte de la práctica de idiomas que me vino genial. Desvelaba hechos, aparentemente tan de sentido común, que se le podía entender como si los dijera en el castellano más asequible e internacional.

Nunca me he dejado someter por el respeto a los premios. Poseo un libro, un obsequio, con los ganadores de los premios Nóbel y aún no lo he bebido. Pero he de confesar que este señor, Baron, habla, como mencionaba antes, en términos diferentes. Y es que dio consejos para mantener una buena empresa periodística pero extrapolables a básicamente cualquier acto emprendedor o vital.

Comenzó (quizá la vena periodística) analizando un tema de primerísima actualidad en Estados Unidos: el resumen de la los tres primeros días de Trump como presidente. No fue benévolo (Baron). Ni tampoco lo fue Trump. El mandamás del Boston Globe denunció los ataques frontales del dueño de la Trump Tower contra los periódicos y la profesión.

Baron ve peligrar la libertad de prensa y de expresión en los Estados Unidos. Sus temores, por cierto, no distaban nada de la realidad. Su olfato se comprobó poderoso escasos días después. Trump despidió fulminantemente a la Fiscal General por “traidora”. Un tanto para el poder; uno menos para la ley, la verdad y la justicia.

No solo tuvo palabras para la política para Estados Unidos, aunque le dedicó muchas. Fue, como buen gentleman, incapaz de irse sin dar recetas para emular sus buenos resultados en otras redacciones. ¿Lo primero? No se trata “solo” de una empresa. Eso está muy bien y, como todo, debe rendir sus frutos. Pero, en primerísimo nivel hay que tener en cuenta que hay que tener una misión.

Llegados al final, con prisas, el lápiz mermado y la hoja sucia, llena de garabatos en inglés con ínfulas de Shakespeare, temí que las conclusiones que sacara de la ponencia no cuajaran en ese momento. Poco más de media hora había durado la intervención. Tantos titulares, tanto que trasladar a apuntes. Acaso estuviera ahí la cura a una apatía periodística que me invadía.

En cualquier caso, un rugido ensordecedor (un aplauso, por supuesto) se impuso a mis cavilaciones. El resfriado apático languidece: siento renovado al gremio en el auditorio de la Fundación. Ya no me deprimo cuando dicen que el negocio se hunde, cuando los ciberpesimistas intentan desanimarnos. Y es que Martin Baron, más que una lección donde la tecnología no conseguía devorar al periodista, me dio, entre aplausos y son risas, una auténtica lección de vida.

Y todo en streaming.

Anuncios

2 comentarios sobre “Una lección de vida con Martin Baron

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s