Días de análisis fílmico

Aprovechando que hace poco más de un más se celebró lo que los medios han denominado como la “gran fiesta del cine”, los Goya, resulta un buen momento para celebrar. Para ello, hemos realizado nuestro propio festejo: hemos analizado y destripado una película. Resulta relajante y puedes enfocarlo como quieras. Es útil académicamente y… por supuesto: ¡también lo puedes hacer por diversión!

Hemos establecido tres sencillos pasos; así hemos evitado confundirnos. Un análisis es un trabajo delicado. Nada más empezar, notarás que deberás haber visto la película al menos dos veces. En el arte del análisis fílmico no hay fórmulas mágicas. Al final nos animamos: celebramos nuestra propia fiesta del cine y todo en menos de un día.

Paso primero

Es importante levantarse temprano, especialmente si es entre las siete u ocho de la mañana. Imposible recordar la hora exacta. Una taza de café nos devuelve la sonrisa arrebatada por la cama. Nos prepara para empezar bien el día.

Siguiendo con la preparación, importante elegir una buena película. En nuestro caso, para ilustrar bien el proceso, hemos seleccionado Matrix, de los hermanos Wachowski. Uno de los motivos para ello es que, claramente, debido a la gran abundancia de análisis al respecto puede ser fácil de seguir.

Paso segundo

A las nueve ya está la primera etapa finiquitada. Tenemos una buena película y estamos preparados para continuar. Con nuestro lápiz encabezamos nuestra hoja de análisis y preparamos nuestro bloc de notas. En él tomaremos todo tipo de notas a lo largo de nuestros visionados.

Son las nueve y cuarto y ya está el DVD  Bluray sonando potentemente. Hemos iniciado oficialmente el primer visionado de nuestro material fílmico. A continuación lo que llenará nuesto bloc será la delimitación de cada secuencia.

Ingredientes para disfrutar una buena tarde
Materiales para una tarde

Como podrás comprobar, es evidente que no todos los análisis quedarán de la misma
manera. Lógicamente. Es muy importante no desesperarse en este punto. Establece de manera clara los criterios que vas a seguir progresivamente, como en cualquier buena ecuación.

A las doce deberíamos haber, en condiciones normales, terminado un visionado ligero. Error: estábamos intentando analizar la película. No se trata de disfrutar con palomitas. Aquí el disfrute consistió justo en probarnos que podíamos hacerlo. Terminamos a las 13h.

Tuve un motivo especial para acabar “tan tarde”: me demoro mucho anotando los detalles. Pero es parte de que encuentre pasión en realizar estos análisis.

Un breve descansito. Media hora, almorzamos. Leemos a otros que nos han precedido. A partir de las 14:00 ya estamos preparados para continuar con el segundo visionado. En él haremos una revisión de nuestras notas y ahondaremos en los detalles. Es un buen momento para esbozar conclusiones.

Paso tercero

Para las 17 hemos ya terminado. El lápiz se detiene y las ideas se comienzan a saturar. Sí: es mejor un descanso de actividad. Pero, antes de concluir, hemos procurado pasar a limpio nuestras ideas (y, con ello, ya me he despejado otra vez).

De esta manera tan sencilla hemos diseccionado una película. Nos hemos cansado, es cierto, pero solo hemos consumido una parte del día. Aún te da tiempo a divertirte. Después de todo: ¿qué hay mejor que el sentimiento del deber (o el placer) cumplido?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s